Richard Elmore, académico de la Facultad de Educación de la U. de Harvard: "La idea de cómo mejorar la calidad del aprendizaje está siendo ignorada por los creadores de las políticas"

August 18, 2014

A este académico estadounidense le parece una noble idea que la reforma educativa que se discute en Chile apunte a la igualdad, y opina que terminar con el financiamiento compartido es correcto. Sin embargo, dice que falta mejorar la profesión docente. En cuanto a la gratuidad en educación superior, asegura que el financiamiento completo es muy inusual en el mundo.

Richard Elmore está entusiasmado de visitar Chile en una época de cambios. Este profesor de la Escuela de posgrado en Educación de la Universidad de Harvard, miembro de la Academia Nacional de Educación de Estados Unidos y especialista en reformas educativas cuenta que, en las últimas semanas, se ha dedicado a leer sobre las nuevas propuestas sobre educación que se discuten en el país.


Aunque advierte que todavía le falta informarse sobre esta materia específica, le parece importante que el fin al lucro apunte hacia una mayor igualdad de oportunidades. "Siento que la idea puede lograrse, al menos en el corto plazo", comenta.

También cree que la eliminación del financiamiento compartido va por buen camino. "La idea de este mecanismo está asociado con la etapa de desarrollo preindustrial. Muchos países en desarrollo lo hacen porque no pueden financiar la educación pública universal sin apoyo de los apoderados, pero es raro que un país como Chile, que es visto como una nación desarrollada, persista en hacerlo", indica. En cuanto al concepto de copago como una forma de involucrar a la familia y así exigir más al colegio, Elmore dice que no hay evidencia suficiente para afirmarlo.

Pronto a participar en el Tercer Congreso Interdisciplinario de Investigación en Educación (CIIE), organizado por el Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de la Universidad de Chile y el Centro de Estudios de Políticas y Prácticas en Educación (CEPPE) de la Universidad Católica, Elmore es enfático al decir que, aunque ciertos cambios le parecen correctos, ante todo "debe primar la calidad del aprendizaje".

"Ninguno de los cambios relacionados con estructura e incentivos tiene mayor impacto si al acceder a la sala de clases no hay un mejoramiento en la forma en la que se enseña", señala. "En este sentido, los datos internacionales permiten interpretar que el próximo paso en cuanto al desarrollo de Chile tiene que ver con mejorar la calidad de las personas en el sistema; en el soporte que reciben para hacer su trabajo. Que eso debiera ser lo primero".

Esto, comenta Elmore, es un tema que va más allá de la división entre colegios públicos, particulares subvencionados o privados.

Se ignora el tema clave

-¿Qué políticas recomienda para mejorar la calidad docente a la que alude?

"Las preguntas que se están debatiendo ahora son importantes, no quiero desestimarlas porque entiendo que traen consecuencias para personas reales. Pero siento que la idea de cómo mejorar la calidad del aprendizaje está básicamente siendo ignorada por los creadores de políticas, quienes quizás piensan que ocurrirá de forma automática.

"Ahora, si se miran los diez mejores países de la prueba PISA, entre los que se encuentran Finlandia, Corea del Sur, Canadá y Australia, se ve que no tienen nada en común en términos de políticas o cultura, que son totalmente diferentes y que persiguen estrategias institucionales totalmente distintas. Lo único que tienen en común es que pasaron por períodos en los que aplicaron mucho control sobre la calidad de la gente que entraba al sector de la educación. Eso, que es lo que habría que hacer, trae cierta cantidad de problemas políticos asociados, especialmente porque toma mucho tiempo y porque los creadores de políticas son muy impacientes. Quieren que todo pase de inmediato, que suceda antes de la próxima elección, pero estos países que menciono tienen estrategias que fueron diseñadas conscientemente a lo largo de una generación".

Canadá y Australia, explica, tienen la política de "reemplazar a cada profesor que jubila con un profesor que ha sido preparado de una manera totalmente diferente. Y hacen lo mismo con los líderes escolares".

Práctica inusual

-En Chile se informó que los cambios se van a anunciar e implementar de forma paulatina, pero eso ha hecho que haya incertidumbre e incluso ciertas equivocaciones. El ministro de Educación comentó que habría gratuidad en educación superior por cuatro años, pero luego dijo que se pagaría el total de la carrera de cada alumno. ¿Cuál cree que debiera ser el camino correcto?

"Esto de seguro es algo controversial de decir en Chile, pero el financiamiento estatal para la educación universitaria, el financiamiento completo, es muy inusual. Eso por sí solo va a ser problemático porque una vez que empiezas a acceder a algo que se parece a financiamiento completo para estudiantes universitarios, estás poniendo una carga tremenda en el presupuesto. Al mismo tiempo, estás dando muchos incentivos a las casas de estudio para llenarse de estudiantes y bajar la calidad de la instrucción. Y ese es un problema: no queremos universidades llenas de alumnos a los que van a enseñar mal".

"La mayoría de los economistas afirma -yo todavía no estoy seguro de estar de acuerdo con ellos, pero es importante comunicarlo- que una vez que se llega a la educación universitaria, quien recibe la formación debería pagar cierta proporción del precio. La gente cree que debería existir un subsidio público, pero ellos sienten que quienes consumen deberían pagar una parte, porque los retornos en capital humano y en ingresos suelen ser altos cuando se trata de educación universitaria".

Sobre el anuncio de financiar cuatro años, Elmore dice que está seguro de que el mensaje "tuvo que ver con las implicancias presupuestarias, porque si tienes una población creciente de alumnos universitarios -algo que va a suceder a medida que el país continúa desarrollándose-, estás atascado con ese enorme gasto de presupuesto".

Cruzar una frontera

-Usted se dedica a enseñar a alumnos de todas partes del mundo, ¿ha visto que se comente la situación de Chile en el extranjero?

"En Estados Unidos hay especialistas internacionales que siguen de muy cerca estos temas, pero no diría que es algo que ha llegado al público general. Los académicos tenemos claro que los rankings de Chile se ven bien comparados con otros países latinoamericanos, pero que no es así cuando los miras frente a otras naciones industrializadas. Entonces, el hecho de que quieran cruzar esta frontera nos parece emocionante; vemos una cultura dinámica y con mucha gente interesada en la educación. Es un momento particularmente entretenido".

Aprendizaje digital

Para Richard Elmore, el próximo gran desafío en Educación es uno que pocos países del mundo han abordado. "Nadie habla sobre el crecimiento del aprendizaje digital. Y en este tema también se puede entrar a preguntar sobre calidad o cuestionar por qué cierta oferta es gratis y otra no", comenta el especialista. "Es el tren de carga que viene y nadie sabe concretamente cuál va a ser su impacto a gran escala; ninguna democracia industrializada se ha referido a este cambio en el panorama, no hay control alguno".

Por lo mismo, agrega, hasta ahora nadie parece estar realmente capacitado para manejarlo.

Para conocer más sobre este y otros planteamientos de Elmore, quienes estén interesados pueden inscribirse para participar en el Tercer Congreso Interdisciplinario de Investigación en Educación, llenando un formulario en el sitio web http://www.ciie2014.cl. El encuentro se realizará los días 21 y 22 de agosto en el Hotel Crowne Plaza de Santiago.

Source: M. Cordano, El Mercurio

See also: Chile, Other, Education