“Muchos gastan fortunas en arte, pero la belleza también está en la naturaleza”

November 6, 2018
Rodrigo Jordán escucha atentamente al profesor de Harvard Rand Wentworth.

Millenials y empresarios se dieron cita en el Centro de Estudios Públicos, en un seminario sobre filantroía medio ambiental.

En un pasillo del Centro de Estudios Públicos (CEP), Providencia, se amontonan mochilas y cascos de bicicleta. Es el lunes por la tarde y hay numerosos millennials en el auditorio, además de empresarios como Jorge Matetic y Hernán Passalacqua, y filántropos como Lucy Ana Aviles y su marido Benjamín Walton.

“Muchas personas gastan fortunas en arte, en circunstancias que la belleza también se encuentra en la naturaleza, y debemos preservar nuestro planeta porque es finito, se necesita un cambio de prioridades”, dice Kristine Tompkins, Presidenta de Tompkins Consevation y Embajadora de las Áreas Protegidas de Naciones Unidas, quien habla sobre la importancia de orientar hacia la conservación de la biodiversidad tanto la filantropía privada como las políticas públicas.

La viuda de Douglas Tompkins es una de las figuras del seminario “Filantropía en acción: hacia una cultura medioambiental”, donde también participa la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, quien plantea que entre los principales desafíos de Chile se cuenta la implementación del Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas (SBAP), cuya tramitación ya ha tardado ocho años durante gobiernos de distintas sensibilidades.

“Siento que hay un cambio cultural potente, que ya se encendió la chispa de la dinámica colaborativa virtuosa con la que debemos terminar de forjar nuestra institucionalidad ambiental”, cuenta la ministra. Agrega que resulta paradojal tener una amplia superficie de áreas protegidas, cuya gestión, sin embargo, está dispersa entre seis organismos estatales dotados de facultades parciales, que son los ministerios de Medio Ambiente, de Culturas, y de Bienes Nacionales, además de servicios como Conaf y Sernapesca.

“El 21% de nuestro territorio terrestre y el 50% de la zona económica exclusiva de nuestro territorio marítimo están protegidos, pero para gestionar adecuadamente esas zonas necesitamos que el SBAP opere como un brazo armado que coordine la implementación de las políticas públicas en las 240 áreas protegidas”, reflexiona la ministra.

Durante el encuentro está presente, además, el profesor de la Harvard Kennedy School, Rand Wentworth, quien manifiesta su sorpresa ante el hecho de que la legislación tributaria chilena “penalice” las donaciones filantrópicas con finalidades de conservación medioambiental, y compara la situación con los incentivos tributarios que tienen las mismas en Estados Unidos. “Sugiero mejorar las leyes para que incentiven las donaciones. Cuando eso se hizo en mi país, éstas se multiplicaron miles de veces y muchas personas se empezaron a interesar en donar para conservación medioambiental”, comenta.

Herencias encubiertas

Macarena Soler, Directora de la Fundación Geute y de la Corporación Amigos de los Parques, plantea que muchas veces las donaciones son consideradas como herencias encubiertas, y no sólo se les cobra el impuesto correspondiente, sino que éste se incrementa por la ausencia de parentesco entre donante y donatario.

La ministra Schmidt responde que si bien una corrección de esa situación no está contemplada por el actual proyecto de modernización tributaria, que se tramita en el Congreso, sí habrá espacio para ello cuando se discuta el proyecto de Ley Única de Donaciones.

La secretaria de Estado no escatima palabras de gratitud para Kris Tompkins, su fallecido esposo Douglas y su fundación. “Siempre los grandes cambios parten con un gran sueño, y hay personas con una voluntad inquebrantable que perseveran con generosidad y firmeza por cumplir ese sueño, como ellos (los Tompkins)”, reflexiona.

Al final, el anfitrión, Leonidas Montes ( Director del CEP), invita a la concurrencia a compartir un picoteo con vino y quesos, y a recibir como obsequio un libro de gran formato de parte de Kristine.

Foto: El ingeniero y montañista, Rodrigo Jordán escucha atentamente al profesor de Harvard Rand Wentworth.

SOURCE: La Segunda